29
Dom, Mar
0 Nuevos artículos

El FS Talavera Juvenil cede en casa ante el Ciudad de Nara y casi dilapida sus opciones de permanencia

F.S. Talavera

Tenía un partido de vital importancia el Fútbol Sala Talavera Juvenil, pues se medía en la noche de este pasado sábado 22 de enero a un Ciudad de Nara que es el equipo que cierra los puestos de salvación en el Grupo IV de la División de Honor de Juveniles y al que los talaveranos debían de ganar para seguir soñando con optar a la permanencia de categoría.

Pero la verdad es que esta temporada 2019 – 2020 para los chicos entrenados por Sergio Jiménez ‘Pollo’ no es la suya. Si algo puede salir mal, lo va a hacer y esa pizca de suerte que a veces se necesita en un partido brilla por su ausencia. El equipo es débil mentalmente y ante la primera adversidad se hace pequeño.

Así se explica cómo los cerámicos dejaron escapar, una vez más, un encuentro que tenían dominado en el marcador, que no en el juego. De hecho fue ponerse por delante en el electrónico, con el 2-1, y empezaron a temblarle las piernas a los talaveranos, que en cuestión de dos minutos pasaron de ir ganando a caer por 2-4.

Kun, tras acción de mano a frente a Álvaro, había sido capaz de neutralizar el tanto inicial de Rubén y el propio pívot del conjunto cerámico anotaría el segundo tras un penalti tonto cometido por el meta.

Sin embargo, llegados a la media hora de encuentro y en cuestión de dos minutos llegaba la hecatombe. El empate con un balón al segundo palo que remataba Sergio, el 2-3 con una acción por banda que culminaba Iván al segundo palo y el 2-4 en otra contra que ejecutaba Mario.

De ahí al final de cinco que fue Talavera, pero la verdad es que estériles fueron sus ofensivas con pases de una banda a otra pero carentes de profundidad. Ciudad de Nara se limitó a estar bien ordenado y a dejar pasar el tiempo para sumar la victoria.

Nueva derrota para el FS Talavera, que seguirá una semana más en el farolillo rojo de la competición con tres puntos en su haber y todavía sin saber lo que es ganar la competición. Ahora la salvación se va a los 17 puntos de distancia, algo matemáticamente todavía posible, pero mentalmente, no tanto.